8 tips to write a book
Posted by      04/03/2019     Escritura    0 Comments
8 trucos para escribir un libro


Ya sea de ficción o de no-ficción, escribir un libro nunca ha sido una tarea fácil, y no existe una fórmula exacta a seguir que siempre funcione a la perfección para todos. La gran mayoría de las veces, lo mejor que puedes hacer para escribir un libro es sentarte a escribir. Y escribir, escribir y escribir, y mejorar en el proceso. Aun así, si te sientes perdido/a y necesitas un poco de inspiración, estas son ocho cosas que yo siempre tengo en cuenta a la hora de escribir un libro y que me ayudan empezar a teclear:
 

1. Acepta que no va a ser un proceso fácil o rápido. Si estás buscando una lista de instrucciones sobre "Cómo escribir un libro en 24h”, o “Cómo terminar mi novela en menos de una semana”, siento decirte que, aunque la encuentres en algún lugar de Internet, es muy probable que no vaya a servirte, al menos no si quieres escribir un libro BIEN. Todos nos hemos sentido así; tenemos una idea, unos personajes en la cabeza, una idea de un inicio y un final, y queremos empezar a escribir nuestra historia y terminarla YA. La idea de tener tu libro acabado y entre tus manos es un sueño hecho realidad, pero escribir un libro no es algo que pueda hacerse rápido y de cualquier manera. Date el tiempo que necesites (mínimo entre 1-3 meses para terminar el primer borrador) y ten paciencia.

2. No escuches a nadie más que a tu intuición. Aprender de grandes escritores, de cursos y de libros de escritura es genial, pero si sientes que algún consejo no acaba de convencerte, no lo sigas. Como he dicho antes, no hay una fórmula exacta que funcione para todo el mundo, e incluso autores muy famosos se contradicen: algunos dicen que no puedes escribir un buen libro o un libro coherente sin haber hecho una escaleta antes, y otros (como Stephen King) aseguran que hacer un outline es sinónimo de matar la idea de tu libro antes de empezarla a escribir siquiera. Lo mejor es que pruebes distintas cosas hasta encontrar lo que mejor te funciona a ti.



3. Conoce a tus personajes mejor que a ti mismo. Los personajes son una parte fundamental de cualquier libro de ficción. Puedes tener la mejor historia y trama del mundo, pero si los lectores no consiguen conectar con tus protagonistas… el argumento de tu libro y tu novela en general se van a ver muy afectados. En nuestra caja de la experiencia del escritor, “The Writer’s Experience”, puedes encontrar una ficha de personaje que te ayudará a crear, conocer y desarrollar a todos tus personajes.

4. Worldbuilding. Lo mismo pasa con el mundo y el ambiente en el que tu historia tiene lugar, especialmente si es ficticio y se aleja de nuestra realidad. Si tu trama sucede en algún sitio del planeta Tierra en el que no vives o nunca has estado, investiga lo máximo que puedas sobre el pueblo/ciudad en cuestión (cultura, comida, detalles, geografía, etc). Si el creador del mundo de tu novela eres tú, te recomiendo que, hagas o no hagas escaleta para dirigir la trama, al menos elabores un mapa/esquema de las cosas más importantes del lugar (cómo es, sistema político y económico, sociedad, etc.).

5. Crea un hábito de escritura y prográmalo en tu calendario. La parte más difícil de escribir una novela es sentarse a escribir. La procrastinación es el problema de muchísimos escritores, y la gran mayoría de las veces es debida a la inseguridad y al miedo que tenemos de no estar a la altura de nuestra propia historia. Si quieres terminar tu libro algún día y verlo hecho una realidad, prueba estas dos cosas:

     - Ponte una fecha límite para acabar tu primer borrador.

     - Crea un hábito de escritura; escribe tanto como puedas, a ser posible cada día, y marca un bloque de tiempo de escritura en tu calendario.

Lo más importante de estos dos consejos, sin embargo, es que los respetes como si fueran sagrados. Si en tu horario dice que tal momento del día es para dedicarlo a escribir, hazlo, y si tu deadline es para dentro de dos meses, cúmplelo como si una editorial te lo hubiera marcado en lugar de tú mismo/a.



6. Write drunk, edit sober. Pase lo que pase, mientras estés escribiendo el primer borrador de tu libro, no mires atrás. No pasa nada si has hecho faltas, si has dejado trozos a medias, si hay redundancias, cosas mal explicadas o incoherentes. El primer borrador es solo para ti, para que puedes escupir esa historia que llevas dentro. Cuando lo hayas terminado, déjalo reposar al menos dos semanas (aunque a más tiempo lo dejes dentro de un cajón sin mirarlo, mejor), no lo compartas con nadie y, cuando te sientas preparada/o, empieza la primera ronda de correcciones y ediciones. Aquí es cuando puedes sacar tu vena perfeccionista y pulir el manuscrito tanto como puedas, mejorar todo lo que ya sabías que fallaba y arreglar los errores que vas encontrando a medida que lo vas leyendo.

7. No te rindas a la mitad. La parte media de una novela, la que se encuentra entre la introducción y el final, es la más difícil y pesada de escribir para la gran mayoría de autores. Aquí es cuando mucha gente abandona, siente que su historia no es suficientemente buena y que no está preparada para escribir un libro. Sea como sea, encuentra la forma de ignorar esas ganas de tirar la toalla y sigue escribiendo. Si hay algo que no funciona, ya lo solucionarás cuando estés editando, pero ahora… just keep writing.

8. Lee mucho. Y escribe mucho. Si hay dos puntos fundamentales para poder escribir, diría que son estos. Es muy difícil escribir si no has sido un lector antes y lo continuas siendo siempre, y aún más sino escribes tanto como puedas para mejorar constante y progresivamente. Lee tanto como puedas, y de todo lo que puedas. Y, aunque a veces sea difícil afrontar una pantalla en blanco e ignorar todas las voces en nuestra cabeza que nos incitan a hacer lo contrario, escribe. Confía en ti. El mundo necesita esa historia que solo tú puedes contar.

Leave a Reply

* Name:
* E-mail: (Not Published)
   Website: (Site url withhttp://)
* Comentario:
Type Code